Como hemos llegado aquí por Brett Schmoll

Como el padre del hijo

nacido en el campo

del panadero forastero

en un garaje prestado

de Txefi, policía de Bilbao

pintado en blanco y negro

como la bandera del vecino

que vive al lado de la autopista

y colecciona los mini botellas

de licor de los aviones

que caen del medio de transporte

de Chicharito, un atleta marca

cuando su tío el catedrático

se cayó por redes malos

sociales y de su coche

olvidado en el ministerio

de chanclas de una moza

con vello en la pezuña

y la cara como membrillo

pero ¡vale madres! conduciendo

aunque su primo toca el trombón

como pinche Juan de Café Tacuba

que tocaron por el rabo verde

quien persiguió la mala copa

cuando entró en el bar de viudas

ex-mujeres de Panteón Rococó

y siempre nos recuerdan

que “La gente pobre no tiene lugar”

aunque la Biblia si nos dice

que Cristo no viene

para la gente sana

sino para los enfermos

y para arreglar mi coche

para llevarme a donar sangre

en el bar de la colonia

en la esquina de los chilangos

y por fin me entero de algo

que no capto ni por un segundo

como hemos llegado aquí.

A historian by trade, B. Jordan Schmoll originates from the boiling foothills of Bakersfield. A fellow of the South Coast Writing Project (SCWriP), Schmoll’s writing has appeared in a variety of publications, from the literary journals OrpheusMojave Heart, and Rabid Oak to the Journal of Appalachian Studiesand the Journal of Spanish Cultural Studies. He teaches in San Luis Obispo and calls Santa Margarita, CA home.